La red

El propósito de la Red es crear una plataforma estable de colaboración entre investigadores de tres disciplinas del Próximo Oriente Antiguo (Egiptología, Mesopotamia, Anatolia y Levante antiguos, y Estudios bíblicos) especialistas en el estudio de los textos y su contextualización, con los siguientes objetivos generales:

 

Visibilidad internacional. Conformación de una red iberoamericana de especialistas en el Próximo Oriente Antiguo que potencie candidaturas a proyectos de investigación en procesos de financiación competitivos a nivel mundial.

Delimitación temática. Definición de un ámbito de investigación que utiliza como núcleo temático textos diversos (narrativas, listas, anales, fórmulas, grafitos), que se abordan a través de diferentes variables que los contextualizan (arqueológicas, históricas, filológicas, religiosas, artísticas) utilizando diversas herramientas teóricas (antropológicas, lingüísticas, sociológicas) con objeto de plantear nuevas hipótesis y/o proponer explicaciones alternativas para cuestiones ya tratadas.

Interdisciplinariedad. Articulación de la investigación en torno a ejes que permitan a las distintas disciplinas (Egiptología, Mesopotamia, Anatolia y Levante antiguos, y Estudios bíblicos) integrarse en el análisis e interpretación de temas concretos transversales con el fin de formar equipos interdisciplinares operativos capaces no sólo de lanzar nuevas hipótesis y contrastarlas en las diferentes disciplinas, sino de (re)formular enfoques gracias al contacto estrecho entre las disciplinas mencionadas.

 

La Red Iberoamericana de Investigadores en Próximo Oriente Antiguo viene a colmar un vacío en el ámbito de los estudios sobre el Próximo Oriente en el área iberoamericana. Tales estudios necesitan estructuras en Iberoamérica y la Península ibérica como la que propone la presente Red que permitan a los investigadores y a las instituciones establecer y fortalecer contactos con el objeto de aumentar su presencia y competitividad a nivel internacional.

La aportación de la presente Red a su ámbito de investigación, y a las humanidades en general, es triple:

 

  • A un nivel metodológico y teórico específico de los estudios sobre la antigüedad, contribuir a superar la plurisecular división entre filología y arqueología. Aunque tal distribución ha sido enormemente fructífera desde el punto de vista histórico, y está en el propio origen de los estudios sobre la antigüedad, no es menos cierto que tiene sus límites tanto en el análisis como en la interpretación de las fuentes antiguas y sus contextos.
  • A un nivel epistemológico, profundizar en la posibilidad de replantear la división entre teoría y empiria, establecida por la tradición del pensamiento binario occidental, en favor de un enfoque holístico, que tenga en cuenta no solamente la relación de las fuentes entre ellas y sus contextos, sino que considere las fuentes como contextos en sí mismas, de ellas mismas o de otras. En otras palabras, que dé prevalencia a los enfoques émicos (visión de un sistema desde dentro) sobre los éticos (visión de un sistema desde fuera).
  • En tercer lugar, colocar la interdisciplinaridad como centro de la investigación más que como accesorio de investigaciones disciplinares complementarias. Por ello, la Red se estructura alrededor de líneas de investigación (detalladas más abajo), y no de disciplinas. Por la misma razón toma el nombre de la zona geocronológica (Próximo Oriente Antiguo) cubierta por la investigación, y no de las disciplinas implicadas.

 

La actividad de la red se vertebrará alrededor de cuatro ejes temáticos transversales. Tres investigadores (uno por campo disciplinar: Egiptología - Mesopotamia, Anatolia y Levante antiguos - Estudios bíblicos) actuarán como coordinadores de cada eje. La coordinación será voluntaria y flexible. Los ejes temáticos transversales son los siguientes:

 

1. Intertextualidad. Conexión entre textos de diferentes tipos, áreas y épocas, en el sentido más amplio.

2. Comunicación. Uso de los códigos, con especial atención a la redundancia de elementos de igual o distinto nivel (arqueológico, icónico, grafémico, textual) con fines comunicativos (enfáticos, mágicos, moduladores).

3. Materialidad. Relación de los textos con soportes y cultura material en general, tecnología y escrituración.

4. Sociedad. Relación de los textos con la sociedad en que surgen: aspectos antropológicos, históricos, etc.